Emprender un viaje o viajar para emprender

¿Quién dijo que no se puede mezclar los negocios con el placer? ¿Se puede emprender un viaje y a la vez viajar para emprender? Sí. Claro que sí, si no fuera posible no estaría escribiendo sobre ello.

En todas las notas que escriba voy a insistir en mezclar los viajes, las escapas, el tiempo libre y las vacaciones tradicionales con el espíritu emprendedor que todos llevamos adentro, porque en definitiva “la vida es un viaje”.

 face1

Lo que me paso a mí no fue una casualidad, fue una causalidad.

El viaje que hice, tuvo mucho que ver con el estilo de vida que estaba llevando. Vivía en Rosario (provincia de Santa Fe, Argentina – “Messi, El Che, Fontanarrosa”-), tenía un trabajo estable, estaba en pareja conviviendo, rodeado de amigos, con la universidad terminada y estudiando una carrera nueva, haciendo deporte  (aunque reconozco que en ese momento no comía tan saludable), participando de voluntariados, separando los residuos, haciendo compost en un departamento y ocupado por el ambiente, se puede decir que la “idea” de viajar aterrizo justo en ese momento.

Esa idea fue tan fuerte que dejé casi todo para viajar por un año por la Patagonia Argentina, pero siguiendo con mi estilo de vida y en búsqueda de estar mejor aún. La idea motivadora fue conocer la Argentina desde una mirada diferente a la tradicional, la quería re-descubrir  desde sus bellezas naturales, desde su cultura, desde sus tradiciones y su gente, y fue así que surgió Iniciativa Imagine.

 

¿Pero porque viajar te ayuda a emprender?

Lo bueno de viajar – y no necesariamente un año, puede ser 30 días, 15, 7, un fin de semana largo o una “escapada” corta – es que te ayuda a redescubrirte en diferentes momentos y realidades, pone a prueba tus destrezas, tus habilidades, te pone en otro rol aunque no lo quieras. Uno deja de ser el empresario de alto rango, el empleado novato, el alumno aplicado o el vecino molesto, para ser quien quieras ser (si total, nadie te conoce… lo importante es que te conozcas).

Salir de lo cotidiano pero también del rol o el estatus que la sociedad nos pone y nos categoriza, te permite preguntarte realmente ¿Quién quiero ser? ¿Qué quiero hacer? ¿Con quién? Y a veces el ¿Cómo lo voy a hacer?

_dsc0091

Lluvia de ideas

De a poco les iré contando lo maravilloso que es viajar generando un impacto positivo, pero ahora les quiero contar lo que me pasaba mientras viajaba. Cuando salía a caminar, a realizar unas cuantas horas de trekking, era cuando las mejores ideas surgían o cuando un problema que no podíamos resolver le encontrábamos la vuelta.

El cambio de la oficina, la habitación, el espacio de coworking tradicional por caminos inexplorados, paisajes inmensos para nuestros ojos, hablando con extraños, haciendo networking con viajeros y conversando con uno mismo, la creatividad se dispara, las ideas empiezan a llover, las soluciones se anticipan a buscarte, y en la mayoría de los casos, te das cuenta que “ese” problema no era “el problema” o no era tan grande como a uno se lo presentan.

Si tienes una idea dando vuelta por tu cabeza, has un viaje… les darás la posibilidad para que esa idea viaje por tu cuerpo, pase por tu corazón y florezca en tu persona.

“MIRANDO CON LOS OJOS HACIA ADENTRO, VEO EN EL AFUERA A MIS SUEÑOS”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s